Los lazarillos del siglo XXI

Los teléfonos móviles se han convertido en algo más que un simple instrumento de comunicación. Gracias a ellos podemos escuchar música, ver videos, hacer fotografías, conectarnos a internet, ejecutar aplicaciones, videojuegos… etc. Todo ello, literalmente, desde la palma de nuestra mano.

Tal vez el máximo exponente de esta tendencia es, a día de hoy, el iPhone de Apple. Querido y odiado a partes iguales, no cabe duda que ha popularizado como ningún otro teléfono el uso de las pantallas táctiles. Sin embargo, la idea de tocar para interactuar o incluso para recabar información, es algo básico y que tiene mucho más sentido para las personas ciegas.

Bajo esta premisa, el diseñador Zhenwei You ha desarrollado un concepto de teléfono móvil cuya pantalla muestra relieves de carácteres en braille. Así, gracias a su cámara, es posible utilizar el teléfono como un “traductor” del texto “normal” (el que disfrutamos las personas videntes) de cualquier objeto a braille, o incluso reconocer e identificar objetos que no se encuentran al alcance del invidente, además de otras características más comunes en otros teléfonos, pero igualmente útiles para personas con discapacidades visuales, como puede ser el reconocimento de voz. Este video lo ilustra a la perfección.

El principal objetivo de la tecnología, o por lo menos de aquella que utilizamos en nuestra vida cotidiana, es hacernos la vida más sencilla. Desgraciadamente, se suele olvidar, a menudo por ser económicamente poco atractivo, que quienes más pueden beneficiarse de los nuevos avances de la ciencia, son las personas discapacitadas.

Aunque todavía no haya ningún móvil así en el mercado, la tecnología necesaria para crear un teléfono así, ya existe.
Es más, para quienes quieran comprobar el uso de una tecnología conceptualmente similar, básicamente en cuanto a reconocimiento de textos y de imagenes en teléfonos actuales, existe un software para el Nokia n82 desarrollado por Raymond Kurzweil, inventor estadounidense especializado en inteligencia artificial, que ya desempeña dichas funciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*